Receta de pan casero

Con esta receta de pan casero puedes regular la cantidad de ingredientes que deseas utilizar, al igual que el tipo de cereales empleados en su elaboración; a su vez obtendrás un producto duradero que puedes congelar y disfrutar en cualquier momento, sano, nutritivo y fresco.

Motivos para incluir el pan casero en tu dieta

Muchas personas padecen intolerancia al gluten o simplemente tienen problemas de salud que les impiden consumir ciertos ingredientes; por lo que deben realizar su propio pan para adaptarlo a sus necesidades nutricionales, sin dejar de disfrutar de este rico alimento.

Si, por ejemplo, eres una persona diabética te interesará emplear harinas integrales que no alteren la glucosa en sangre, siendo una buena alternativa usar la de centeno que te será más tolerable.

Por otro lado, el pan casero tiene menos sodio, debido a que puedes controlar adecuadamente la sal que le añades y de esta forma seguir una dieta o evitar problemas de hipertensión arterial a causa de sobrecargas en tus riñones o problemas gástricos asociados con este componente.

Receta de pan casero

Si eres novato en la cocina y especialmente en la preparación de pan, te ofrecemos una receta sencilla que puedes realizar con pocos ingredientes; la cual te aportará solo 276 calorías por cada 100 gramos y cuyo costo no excede los 0.15 euros por persona.

Hacer pan casero si eres novato en la cocina puede parecerte todo un reto, pero en realidad aprenderás sobre la práctica. Solo debes seguir las indicaciones paso a paso y verás cómo rápidamente estarás disfrutando de este delicioso aperitivo.

Los puntos más delicados en este proceso son los tiempos de amasado, la fermentación y levado de la masa, al igual que la temperatura a la cual debes colocar el horno.

Comienza realizando esta receta y posteriormente podrás realizar otras complicadas y exigentes; reúne todo lo necesario y manos a la obra.

Ingredientes

  • 310 g. harina de fuerza W220, harina 000 o harina de trigo
  • 175 g. agua tibia
  • 20 g. aceite de oliva virgen extra suave
  • 15 g. levadura fresca de panadería o 5,5 g. de levadura seca de panadero
  • 8 g. de sal

Recuerda que puedes sustituir la harina por cualquier otra que te resulte adecuada en función de tu salud y colocar menos cantidad de sal, si lo prefieres.

Preparación

Toma un bol e incorpora en él la harina, realizando un hueco en su centro; añade mitad del agua, sal y aceite. Comienza a integrar estos ingredientes con una cuchara de madera, luego diluye la levadura con el resto del agua e incorpórala a la masa.

Procede a realizar el amasado con la mano sobre una superficie de trabajo durante aproximadamente 12 minutos; déjala reposar hasta que duplique su tamaño. Luego elige la bandeja en la cual hornearás tu pan y la espolvoreas con harina o colocas una hoja de papel parafinado.

Coloca la bola de masa completa o en porciones pequeñas según tu gusto y píntala con un poco de aceite de oliva extra virgen por encima, además de realizarle unos cortes en la superficie y rociarle un poco de harina.

Enciende el horno a 220°C, preferiblemente con calor arriba y abajo; una vez precalentado incorporas la bandeja con el pan en él por aproximadamente unos 40 minutos, revisando de vez en cuando el progreso de su cocción y crecimiento.

Si requieres comprobar que se encuentre listo para sacarlo, fíjate por un lado si está dorado y además con un palito de altura, pínchalo para verificar que no tenga masa cruda o pegajosa.

Otra alternativa es voltearlo sobre la bandeja en el horno y darle golpecitos por debajo para apreciar el ruido emitido, si es similar al de un tambor, significa que tu pan está cocido y puedes retirarlo con confianza; pero si su ruido es suave; con toda seguridad el pan necesita algunos minutos más de cocción.

Curiosidades sobre el pan

Existen alimentos que consumes a lo largo de los años pero, ¿qué tanto sabes de ellos?; ¿en algún momento has pensado qué curiosidades sobre el pan existen? ; descúbrelo mediante la lectura de este interesante post.

El pan

Es uno de los alimentos con mayor trayectoria en la historia, ha sido consumido por antiguas culturas en diferentes modalidades y continúa siendo el acompañante ideal para el desayuno o como complemento en almuerzos y cenas elegantes en los restaurantes.

Cuenta con enormes combinaciones a través de las cuales disfrutas su textura y sabor; sin embargo en torno a él se encierran diferentes mitos y curiosidades que te develaremos a lo largo de esta lectura, no dejes de dedicarle algunos minutos para conocerlas.

Curiosidades sobre el pan

A pesar de tratarse de un alimento que ha estado presente durante décadas, su historia es amplia e interesante, como el hecho de que el horno más antiguo empleado para su elaboración data del año 4000 a.C en Babilonia y, como esto, otras interesantes curiosidades han acompañado al pan a lo largo de los años:

  • ¿Sabías que se han dedicado refranes y dichos empleando el término pan de forma que con pocas palabras se transmita un completo mensaje? como: Al pan, pan y al vino, vino; A falta de pan, buenas son tortas; Dame pan y dime tonto; Las penas con pan son menos; Más largo que un día sin pan, Contigo pan y cebolla.
  • La cerveza en una época era conocida como pan líquido, debido a que para su elaboración se empleaba cebada fermentada.
  • El término pan proviene de la palabra en latín pannus, cuyo significado al ser traducido es masa blanca.
  • El pan cuenta con hidratos de carbono indispensables para el cuerpo humano como es el caso de hierro, fosforo, calcio, potasio, magnesio, yodo, sodio, zinc, vitamina B, además de proteínas vegetales, es rico en fibra.
  • La OMS recomienda una cantidad diaria de 250 gramos de pan al día.
  • Aunque no lo creas, en Roma existían hornos públicos para que los ciudadanos cocieran su propio pan.
  • Los principales productores de pan son Alemania y Reino Unido.
  • En el mundo griego se consume un pan sin levadura denominado ácimo que es todo un manjar para ellos.
  • Es un alimento que está presente en muchos rituales religiosos, como por ejemplo el Matzoh.
  • Algunas investigaciones han permitido demostrar que los primeros panes se elaboraban con harina de bellota.
  • El nombre de Belén, ampliamente conocido en el mundo por ser el lugar donde nació Jesucristo, tiene como significado Casa de Pan.
  • La palabra compañero extraída del latín significa; aquel con el que se comparte el pan.
  • Hipócrates fue el más grande médico de sus tiempos, quien practicaba su ciencia en función del estudio y observación del cuerpo humano; pues bien, él recomendaba el pan como parte del tratamiento para muchas enfermedades, acompañado con hierbas y especias.
  • ¿Sabías que baguete es una barra de pan blanco larga y estrecha; cuyo origen se encuentra en Francia?
  • En Europa los monasterios antiguamente se dedicaban a la elaboración del pan.
  • El pan de pita tuvo su origen en Egipto hace muchos siglos.
  • Puedes evitar problemas coronarios consumiendo pan blanco e integral diariamente. Además ayuda a incrementar tus defensas y a contar con mayor cantidad de insulina en la sangre, por contener vitamina B1.
  • Para el año 2500 a.C. los griegos producían unas 80 variedades de pan.
  • Los egipcios llegaron a emplear el pan como moneda.
  • En Roma para el año 100 fue creada la primera asociación de panaderos profesionales.
  • Durante la época del Imperio Romano existía un tipo de pan para cada clase social; por ejemplo el panis civilis para ciudadanos, el panis plebeius para la clase baja y el panis militaris para sus aguerridos soldados.

Estas son solo algunas de las curiosidades en torno al pan que hemos seleccionado para contarte sobre ellas, sin duda cada día se van sumando muchas más; mientras tanto disfrútalo en tus comidas.

Breve historia del pan

El pan es uno de los alimentos preferidos por la mayoría de las personas, su versatilidad encanta a los comensales, pero ¿alguna vez te has preguntando de dónde provino? descúbrelo en esta breve historia del pan.

¿De dónde proviene el pan?

De acuerdo con los registros históricos, se dice que el pan surgió por cuestiones de azar cuando un hombre durante el período Neolítico preparó una especie de papilla con semillas y cereales, pero se olvidó de ella y sin intención alguna la dejó al sol por un rato.

Cuando regresó, encontró una torta granulada de consistencia seca y forma aplastada. Los expertos dicen que esta fue la primera manifestación del pan en la historia.

A partir de ese momento, el pan ha ido evolucionando de la misma manera en que lo ha hecho la humanidad. Este alimento ha estado presente en las conquistas los descubrimientos y las revoluciones más importantes de la historia. Parece increíble que de aquella sencilla torta que se hizo sin intención alguna, hoy en día existen más de 300 variedades que encantan a los paladares de todo el mundo.

La evolución del pan en la historia

Más adelante en la historia, se tiene conocimiento de que los egipcios fueron quienes comenzaron a desarrollar el pan a través de diversas técnicas para elaborar sus variedades. Existen indicios de que en la cuarta dinastía que tuvo lugar en el año 2700 antes de Cristo se comía el pan ácimo o sin fermentar y las galletas.

Por lo tanto, se atribuye a los egipcios de aquella época el descubrimiento del pan fermentado elaborado a partir de una mezcla de cebada y levadura que más adelante reemplazarían por trigo e introducirían a los primeros hornos para cocinarlo.

Más adelante, los griegos comenzaron a elaborar el pan cuando se enteraron de este curioso alimento por medio de las relaciones comerciales que tenían con los egipcios y fueron perfeccionándolo hasta que en el siglo 3 antes de Cristo lograron convertir a la panadería en un arte.

Fue así como crearon más de 70 panes de diferentes formas, tamaños y consistencias a partir de masas elaboradas con diversos ingredientes, los cuales eran usualmente protagonistas en las mesas de las fiestas religiosas. De hecho, era el alimento predilecto durante los rituales religiosos, pero acabó convirtiéndose en una comida popular.

Con respecto a los romanos fue un poco diferente según la historia, solamente las familias más acaudaladas e importantes podían comer el pan. Para el año 30 antes de Cristo, Roma tenía al menos 300 panaderías que eran dirigidas por expertos provenientes de Grecia.

Durante el reinado del emperador Trajano fue construida la primera asociación de panaderos, la cual se conocía como Colegio Oficial de Panaderos, cuya normativa indicaba que esta profesión se heredaba de forma obligatoria de padres a hijos.

En la Edad Media no hubo cambios significativos en cuanto a la forma de hacer el pan. Sin embargo, en Europa cada vez se cultivaba menos cereales y a raíz de eso hubo mucha hambre. De acuerdo con la literatura de la época, eran tiempos de mucha necesidad, lo cual ha quedado en evidencia a través de relatos como El lazarillo de Tormes, quien se encontraba hambriento y fue ilustrado por el autor de esta obra con la siguiente cita:

«Y comienzo a desmigar el pan sobre unos no muy costosos manteles, como quien tomó una gragea, lo comí y algo me consolé».

Relatos como este son evidencia de que en épocas de crisis, el pan es un alimento muy valorado.

Al final del siglo 18 aumentó nuevamente la producción del trigo y la calidad de la harina mejoró significativamente.

En consecuencia, el precio del pan se redujo, aumentó su oferta y el pan blanco que antes solamente podía ser consumido por las clases sociales altas, ahora estaba disponible para toda la población.

Un siglo más adelante fue inventado el molino de vapor y a partir de su descubrimiento la Industria del pan evolucionó sorprendentemente hasta convertirse en lo que es ahora.

Conoce la Cámara Nacional de la Industria Panificadora en México

La Cámara Nacional de la Industria Panificadora es una institución que se encuentra en funcionamiento desde 1945 con el objetivo de agrupar y representar a todos los grupos industriales de la panificación en México.

Sobre la Cámara Nacional de la Industria Panificadora

Esta institución fue creada con el objetivo de representar, orientar y ofrecer servicios actualizados a las industrias del pan en México, como un aporte al desarrollo económico y social de este sector.

CANAINPA es el orgulloso representante de todas las industrias panificadoras que están comprometidas con el gremio, cuyo propósito es aportar conocimientos y enriquecer experiencias que permitan establecer relaciones de comunicación con otros organismos de objetivos similares tanto a nivel internacional como internacional.

¿Cuál es la misión de esta institución?

La misión de la cámara nacional de la industria panificadora en México consiste en representar, defender y velar por los intereses de la Industria del pan ante las instituciones públicas y privadas que funcionan en el interior de México y otros países, con el objetivo de contribuir al desarrollo económico y social en el sector de la panificación mexicana.

Adicionalmente, tiene la misión de brindar servicios oportunos, eficientes y profesionales a los miembros del gremio, al igual que otras prestaciones a quienes lo necesiten, con el objetivo de realizar un aporte positivo al desarrollo económico y social del país.

¿Cuál es la visión de esta institución?

La visión de CANAINPA consiste en ampliar los conocimientos y experiencias relacionadas con la industria panificadora en México, al mismo tiempo en que funciona como mediador entre organismos similares para estrechar los lazos de comunicación tanto en el interior de México como a nivel internacional.

Conoce los valores de esta institución

Esta Cámara Nacional de la Industria Panificadora se ha propuesto satisfacer a cada uno de sus miembros al servir como su representante y contribuir al trabajo en equipo para mejorar la calidad de los servicios en beneficio de sus intereses.

Se encuentra comprometida con el cumplimiento de lo que ha ofrecido a cada uno de sus socios, anteponiendo los servicios de apoyo a la tecnología, valores y el mejoramiento de la industria por encima de cualquier otro interés.

Acerca de la industria panificadora en México

Los productos relacionados con la panadería son muy populares en la nación mexicana y, afortunadamente, se trata de un sector que sigue en aumento en términos de economía y oportunidad laboral. Por esta razón se considera que la industria panificadora es un excelente sector comercial para el procesamiento de alimentos y lo suficientemente rentable como para crear emprendimientos propios.

El pan, las galletas y otros productos como pasteles y dulces son sumamente populares en México pues, además de que constituyen la base de la gastronomía mexicana, también forman parte de la alimentación tradicional de su población. Ejemplo de ello son las conchas, las gorditas de azúcar, hojarascas y el pan de muerto.

Aunque muchas marcas comerciales han industrializado estas recetas para venderlas a gran escala, lo cierto es que los ciudadanos mexicanos prefieren adquirirlos en las pequeñas empresas que siempre los ofrecen frescos y esto ha incidido en el aumento de la popularidad de los productos de la panadería.

Aunque son muchas las fábricas e industrias que elaboran pan a gran escala, la preferencia de los consumidores por el pan fresco mantiene en auge a la panadería local.

Finalmente, cabe añadir que los productos de panadería son consumidos masivamente en México porque están disponibles a un precio asequible y forman parte esencial de la dieta habitual de las personas en este país, quienes disfrutan comer de sus tradicionales bollos para desayunar, merendar, cenar y sobre todo durante las fiestas.